Causas de la fascitis plantar

¡Hola a todos!

A continuación, vamos hablar de una patología que por su proceso doloroso incapacita a la persona que la padece en la mayoría de sus actividades de la vida diaria.

La fascitis plantar o también conocida como talalgia plantar, afección derivada de un proceso inflamatorio como respuesta de defensa cuando la fascia plantar sufre un desgarro, una distensión o una rotura.

 

Sintomatología

Dentro de los síntomas que marcan un diagnóstico diferencial del síndrome es el dolor ardoroso o punzante en el talón del pie.
La gran mayoría de pacientes refieren que el dolor aparece principalmente en las mañanas al salir de la cama y ponerse de pie (debido a que por la noche la posición que adoptamos para dormir pone en tensión o contracción el ligamento de la fascia), que aumenta conforme inician a caminar (porque el ligamento tiene que estirarse y distribuir las cargas de peso sobre la planta del pie) y conforme el tejido plantar entra en movimiento el dolor va cediendo, pero suele aparecer después de ciertas actividades (después de realizar alguna actividad física de alto impacto, largos periodos de pie, entre otros).
Cuando el dolor es demasiado intenso los pacientes refieren dejar de realizar sus actividades cotidianas, lo que genera una incapacidad para las actividades de la vida diaria.

 

Factores causales de la fascitis plantar

Las causas que propician esta molestia pueden ser multifactoriales y variadas (factores genéticos, físicos, posturales y ambientales), a continuación, se van a enlistar ciertas características que pueden propiciar su aparición:

1. Problemas biomecánicos del pie durante las fases de la marcha: la fascia plantar es un elemento importante para la mantener un adecuado arco plantar.

Mediante la tensión que ejerce sobre los extremos de este, formando la curvatura longitudinal de la bóveda plantar. Aunque desempeña variadas funciones, entre las que encontramos, la restricción de la movilidad tangencial de la piel, proporciona unión con la piel, ofrece contención a los músculos plantares dotándoles de capacidad para acomodar las fuerzas que reciben y desarrollan; protegen de compresión excesiva a los vasos plantares y digitales, y facilitara el retorno venoso (Moreno, 2005). Esto se relaciona al tipo de pisada, ya sea pronada o supina, pie plano o pie cavo.

2. Problemas posturales: que pueden ser generados por debilidad de ciertos grupos musculares (principal del tríceps sural conformado por los músculos soleo y gastrocnemios o la musculatura intrínseca del pie) y posturas antiálgicas (son las posiciones que adoptamos como mecanismo de defensa para evitar el movimiento que nos genera alguna molestia), o estar demasiado tiempo de pie (ante el cansancio que se va presentando se adoptan posturas incorrectas). Plantillas ortopédicas en Puebla.

3. Inadecuada realización de actividad física o deportiva: falta de acondicionamiento progresivo, calentamiento insuficiente, exceso de trabajo muscular, esfuerzos repetitivos de alto impacto (correr, saltar entre otras) que generan microtraumatismos.

4. Sobrepeso, la fascia plantar absorbe el peso y la presión durante la fase de apoyo, así como también lo distribuye por la planta del pie, ante mayor carga entrara en más tensión.

5. Enfermedades concomitantes: que predisponen presentar esta patología.

     – Problemas metabólicos: gota y diabetes.
     – Problemas inmunológicos: lupus eritematoso sistémico, artritis.
     – Problemas infecciosos.
     – Problemas neurológicos: atrapamientos nerviosos.

6. Traumatismos: como las fracturas a nivel del retropié principalmente en el calcáneo.

7. Calzado inadecuado: tanto para las actividades de la vida diaria como para practicar algún deporte, uso de tacones en el caso de las mujeres (genera una posición inadecuada del pie).

8. Edad: el pico de incidencia en la población general ocurre entre los 40 y los 60 años de edad ( (Riddle & Schappert, 2004).

Diagnóstico

Por la sintomatología y cuando el problema se vuelve crónico, es necesario un diagnóstico diferencial, con una adecuada exploración física se puede llegar a determinar si el malestar que aqueja es debido a la fascitis plantar.

A menos que se sospeche de algún otro problema que derive el dolor en el talón se pueden realizar estudios de laboratorio o gabinete.

Tratamiento

Lo ideal es llevar un tratamiento conservador la mayoría de los pacientes responde adecuadamente a estos estos tipos de tratamientos (fisioterapéutico y farmacológico, dietas que aporten agentes antiinflamatorios, soportes plantares que liberen la presión excesiva en las zonas de dolor, entre otros alternativos), para evitar la cirugía.

Estudios complementarios

En MEDIPRAX contamos con tecnología italiana que nos permite realizar el estudio baropodométrico, que consiste en la evaluación activa de la marcha para detectar justamente puntos de carga excesiva en ciertas zonas de la planta del pie, cuando se realiza el traslado del peso sobre el pie y estáticamente se analizan la distribución del peso cuando se está de pie.

 

Este estudio nos proporciona los datos necesarios para interpretarlos y poder realizar un soporte plantar como medio preventivo de la fascitis plantar o como medio de tratamiento conservador acompañado de rehabilitación y una rutina de ejercicio terapéutico, para obtener resultados favorables.

Nuestra clínica de evaluación del pie en Puebla cuenta con tecnología de punta para la evaluación y realización de plantillas ortopédicas a medida, te atendemos con gusto.

¡Síguenos en redes sociales para estar al tanto de nuevas técnicas y testimonios de nuestros pacientes!

Creemos en servir para el bien ser, personalizando tu felicidad con cambios de vida extraordinarios.

 

Referencias
Artidiello, D., Hernández, D., Aguilar, H., & Salazar, M. (2015). FASCITIS PLANTAR. Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río, 19(2), 206-2013. Recuperado el Julio de 2018
Cerdeño, J., & Casas, C. (20 de Octubre de 2014). EFISIOTERAPIA. Obtenido de Revisón bibliografica de la fascitis plantar: 2014
Riddle, D. L., & Schappert, S. M. (2004). Volume of ambulatory care visits and patterns of care for patients diagnosed with plantar fasciitis: A national study of medical doctors. Foot Ankle Int (Vol. 25).