¿Cómo corregir los dedos en martillo?

Antes e comenzar debemos comprender ¿qué es un dedo en martillo o con forma de martillo?

El dedo en martillo es de las deformidades del pie más comunes. Puede surgir por diversas causas, desde un desequilibrio muscular, pasando por el uso de un calzado inadecuado, por traumatismos u otras lesiones o problemas como la artritis o el Hallux Valgus o por causas de origen hereditario. En función de la gravedad se puede apostar por tratamientos no quirúrgicos, como unas plantillas ortopédicas en Puebla, almohadillas o infiltraciones. En casos más graves (rigidez y dolor incapacitante) hay que acudir a la cirugía.

Normalmente, en nuestra clínica de evaluación del pie en puebla, recomendamos la utilización de plantillas ortopédicas en Puebla con barras, cuyo objetivo es flexionar la zona de los metatarsos para estirar los dedos y evitar el dedo en martillo. Sin embargo, se necesita un estudio baropodométrico para garantizar el respectivo tratamiento.

Diferencia entre dedos en garra y dedos en martillo

En la mayoría de los casos, el dedo de martillo afecta al segundo dedo del pie y su extremo esta doblado hacia abajo, girando hacia una posición similar a una garra. Suele aparecer por usar zapatos cortos y estrechos. Esto fuerza al dedo del pie a estar en una posición flexionada y provoca que los músculos y tendones del dedo se aprieten y se vuelvan más cortos. Otra causa de aparición del dedo martillo es el Hallux Valgus o juanetes. Una agravación del Hallux Valgus hace que el dedo gordo del pie se desvíe hacia el segundo dedo y provoca su deformidad.

Ambas causas están detrás de la aparición del dedo de martillo y de los dedos en garra y por eso muchas veces se confunden ambos conceptos. Aunque existen diferencias entre las dos deformidades.

  • En el dedo de martillo, la deformidad se ocasiona en la articulación que está más cerca del pie, produciendo una flexión duradera.
  • Mientras que en los dedos en garra esa deformidad afecta a las dos articulaciones, las del centro y extremo de los dedos del pie.

Otra diferencia es que el dedo de martillo suele aparecer de forma aislada en un solo dedo, con frecuencia en el segundo. Mientras que los dedos en garra afecta a los cuatro dedos pequeños del pie en su conjunto.

Pero a pesar de estas diferencias, el tratamiento para ambas deformidades es el mismo. Lo principal es cambiar el tipo de calzado y optar por zapatos amplios y evitar los tacones altos. Así el pie estará más cómodo y los dedos no estarán apretados. A ello se une el uso de plantillas para aliviar la presión y enderezar el dedo. O el uso del corrector del dedo de martillo. También puede ser conveniente utilizar protectores de Hallux Valgus para evitar que provoquen esta deformidad.

PLANTILLAS CON BARRAS

En Mediprax, contamos con plantillas ortopédicas hechas a medida que aportan confort al reducir la presión sobre los dedos del pie y las cabezas metatarsianas mediante el uso de barras. Y si el dedo del pie todavía no está rígido es conveniente hacer ejercicios de estiramiento suave. Con ello conseguiremos enderezar los pequeños músculos del pie. También es importante acudir al podólogo. Así tendremos el tratamiento adecuado y eliminará problemas como callos o durezas.

El dedo de martillo es una afección dolorosa y puede llegar a afectar a su calidad de vida. Por eso es importante tratarlo a tiempo para aliviar y corregir los síntomas. Porque si no se actúa para limitar la luxación, rigidez o deformidad de los dedos, la articulación se queda rígida, las molestias interferirán en su actividad diaria y habrá que recurrir a la cirugía para corregir la deformidad.

Los dedos en garra son una deformidad que se produce en los dedos de los pies, excepto en el hallux (dedo gordo), debido a que la articulación metarso-falángica se estira de manera excesiva y las articulaciones de la parte media y extrema se flexionan.

Como curiosidad, comentar que el nombre de esta patología está relacionado con el aspecto físico del pie ya que esta deformidad hace que este se asemeje a la garra de un animal.

Hay que diferenciar entre dos tipos de dedos en garra:

  • Garra flexible: es aquella en la que al manipular el dedo podemos lograr su extensión.
  • Garra rígida: es aquella en la que no podemos corregir la deformidad al extender el dedo.

EN LA MAYORÍA DE OCASIONES, LA DEFORMIDAD ES FLEXIBLE EN SUS ESTADIOS MÁS TEMPRANOS, PERO CONFORME PASA EL TIEMPO Y EVOLUCIONA LA PATOLOGÍA, PASARÁ A SER SEMIRRÍGIDA HASTA CONVERTIRSE, POR ÚLTIMO, EN GARRA RÍGIDA.

CAUSAS DE ESTA PATOLOGÍA

Una de las causas de los dedos en garra, aunque no es la más común, es su origen congénito. En el caso de que se dé esta circunstancia, se podrá diagnosticar a tiempo. El podólogo aconsejará al paciente sobre los zapatos que debería utilizar y los tratamientos más adecuados para solucionar el problema como, por ejemplo, la cirugía o el uso de plantillas ortopédicas. Además, para evitar la evolución de la patología, se pueden realizar diferentes ejercicios en casa como el estiramiento de los dedos afectados, entre otros.

La mayoría de los pacientes que acuden a  nuestra clínica de evaluación del pie en Puebla y sufren este problema utilizan calzado inapropiado que comprimen los dedos, como los zapatos detacón, de punta muy estrecha o muy ajustados, los cuales hacen que se produzca un desequilibrio en tendones y músculos del pie favoreciendo la formación de esta deformidad.

En nuestra clínica de evaluación del pie en Puebla contamos con la mejor tecnología para evaluar la pisada de nuestros pacientes, del mismo modo, ofrecemos el servicio de ortesis (plantillas ortopédicas en puebla) y prótesis para mejorar la calidad de vida de los mismos.

¡Síguenos en redes sociales para estar al tanto de nuevas técnicas y testimonios de nuestros pacientes!

Creemos en servir para el bien ser, personalizando tu felicidad con cambios de vida extraordinarios.