¡Conoce todo sobre el pie de Charcot!

El pie de Charcot es el repentino debilitamiento de los huesos del pie, que puede presentarse en personas con una importante lesión nerviosa (neuropatía). Los huesos se debilitan al punto de fracturarse y con el andar continuado el pie eventualmente cambia de forma. A medida que avanza el padecimiento, el arco se vence y el pie adopta una forma anormal, tomando la apariencia de la base de una mecedora. (plantillas ortopédicas en puebla)

La artropatía neuropática es un padecimiento muy grave que puede llevar a una deformidad importante, a incapacidad e incluso a la amputación. Debido a su gravedad, es importante que los pacientes que padecen diabetes, una enfermedad frecuentemente relacionada con una neuropatía, tomen medidas preventivas y consulten inmediatamente si presentan los signos o síntomas.

Causas

El pie de Charcot se desarrolla como resultado de una neuropatía, la cual reduce la sensibilidad y la habilidad de sentir temperatura, dolor o traumatismo. Debido a la pérdida de sensibilidad, el paciente puede continuar caminando, lo cual empeora la lesión.

Las personas que padecen una neuropatía (especialmente quienes la han padecido durante un largo tiempo) están en riesgo de desarrollar un pie de Charcot. Además, los pacientes con neuropatías con un tendón de Aquiles tenso han demostrado una tendencia a desarrollar el pie de Charcot.

Algunos antecedentes que nos pueden indicar probabilidades de padecer en un futuro de pie de charcot son:

  • Caidas frecuentes
  • Pie cavo –varo
  • Ligera atrofia muscular peroneal 
  • Ligera marcha en estepage
  • Temblor fino 
  • Ligera debilidad muscular 
  • Calambres musculares
  • Retracción del tendón de Aquiles
  • Dedos en garra 
  • Reiteramos pacientes con alguna neuropatía 

Los síntomas del pie de Charcot son:

  • Aumento de la temperatura del pie que presenta la fractura o lesión, pues este se siente más caliente que el otro
  • Enrojecimiento del pie
  • Ulceras abiertas de manera crónica  
  • Inflamación del área
  • Dolor o molestia
  • Deformación del pie 
  • Acentuada sensación de prurito 
  • Debilidad 
  • Degeneración muscular 
  • Perdida de sensibilidad en pies, parte inferior de las piernas, antebrazos y manos

Diagnóstico

Un diagnóstico precoz del pie de Charcot es sumamente importante para lograr un tratamiento exitoso.

Para llegar a un diagnóstico, el médico examina el pie y el tobillo y pregunta sobre eventos ocurridos antes de los síntomas. Los rayos X también son esenciales para el diagnóstico, asi como también, análisis de laboratorio y evaluación de la sintomatología. (clínica de prótesis en puebla)

Una vez iniciado el tratamiento, se realizan estudios de rayos X periódicos para ayudar a evaluar el estado del padecimiento.

Es muy importante seguir el plan de tratamiento indicado por el médico para el pie de Charcot. 

No hacerlo así puede conducir a la pérdida de un dedo del pie, un pie, una pierna o la vida.

Tipos de tratamiento:

El tratamiento no quirúrgico para el pie de Charcot consiste en:

  • Inmovilización. Dado que el pie y el tobillo son tan frágiles durante la etapa inicial de Charcot, deben protegerse para que los huesos débiles puedan repararse. Para evitar un mayor aplastamiento del pie, es necesario evitar completamente que el pie soporte cualquier peso. El paciente no podrá apoyar el pie afectado hasta que el médico determine que es seguro hacerlo. Durante este periodo, el paciente podría tener que usar un yeso, una bota de yeso removible o un dispositivo ortopédico, y andar con muletas o en una silla de ruedas. Los huesos pueden sanar en algunos meses, aunque a algunos pacientes puede tomarles considerablemente más tiempo.

En nuestra clínica de prótesis Puebla se puede diseñar una férula adecuada para lograr inmovilizar o alguna plantilla ortopédica en caso de no estar tan avanzada la patología .

El yeso se utiliza para estabilizar la articulación involucrada en la fractura; esto permite que los huesos sanen apropiadamente y evita que el paciente aplique presión sobre el pie durante la curación. También ayuda a reducir la inflamación en la zona. Luego de la curación (o si la fractura es muy pequeña), se debe utilizar un zapato o bota ortopédica para mantener la estabilidad de la articulación. Este tratamiento previene ulceraciones posteriores derivadas del pié de Charcot.

(AC, 2015)

  • Calzado a la medida y ortesis. Una vez sanados los huesos es posible que el uso de calzado con plantillas ortopédicas en puebla sea necesario para permitir al paciente retomar las actividades diarias, así como para ayudar a evitar la reaparición del pie de Charcot, el desarrollo de úlceras y la posible amputación. En los casos de deformaciones severas también se requiere ortesis.
  • Modificación de actividad. Para evitar lesiones reiteradas en ambos pies es posible que sea necesaria una modificación en el nivel de actividad. Un paciente con Charcot en un pie está más propenso a desarrollarlo en el otro pie, por lo cual es necesario tomar medidas para proteger ambos pies.

¿Cuándo se necesita la cirugía?

En algunos casos, la deformidad de Charcot puede ser tan importante que requiera cirugía. El médico especialista en pie y tobillo determinará el procedimiento quirúrgico más apropiado para el paciente, así como el momento más adecuado en el caso individual.Existen varios tipos de procedimientos dependiendo del alcance de la lesión. Sin embargo, luego de la cirugía, el paciente también requerirá utilizar un yeso para garantizar una curación correcta.

Por lo anterior, es muy importante que las personas con diabetes estén pendientes de sus pies porque, con mucha frecuencia, las lesiones no son evidentes hasta que es muy tarde. La prevención del pié de Charcot incluye la revisión anual de las extremidades. En caso de que sufras una caída o tengas una mala pisada, lo mejor es acudir inmediatamente al Doctor para que efectúe una revisión cuidadosa de los pies y detectar cualquier lesión menor que pudiera resultar en pié de Charcot. (AC, 2015)

Cuidado preventivo

El paciente puede tener un rol vital en la prevención del pie de Charcot y sus complicaciones, tomando las siguientes medidas:

  • Mantener los niveles de azúcar en la sangre bajo control ha demostrado reducir la evolución del daño a los nervios de los pies.
  • Realizar revisiones regulares con un médico especialista en pie y tobillo.
  • Revise ambos pies todos los días y consulte a un médico inmediatamente si presenta signos de pie de Charcot.
  • Sea cuidadoso para evitar lesiones tales como golpear el pie o exagerar en un programa de ejercicios.
  • Siga las instrucciones del médico para tratamientos a largo plazo a fin de evitar la reaparición, la formación de úlceras y la amputación.

Nuestra clínica de evaluación del pie en Puebla cuenta con tecnología de punta para la evaluación y realización de plantillas ortopédicas a medida, así como de férulas para pacientes con pie de Charcot, te atendemos con gusto.

¡Síguenos en redes sociales para estar al tanto de nuevas técnicas y testimonios de nuestros pacientes!

Creemos en servir para el bien ser, personalizando tu felicidad con cambios de vida extraordinarios.

(Facts, 2019)

Referencias

AC, F. M. (30 de 06 de 2015). Diabetes y pié de charcot. Obtenido de FEDERACIÓN MEXICANA DE DIABETES AC: http://fmdiabetes.org/diabetes-y-pie-de-charcot/

Facts, F. H. (01 de 11 de 2019). Pie de charcot. Obtenido de https://www.foothealthfacts.org/conditions/charcot-foot?lang=es-MX