La importancia del peso de un paciente para lograr la estabilidad en el uso de la prótesis de pierna

El tiempo y todo tipo de recursos invertidos al momento de realizar la protetización de un paciente puede ser variado y este puede verse perjudicado, si el amputado no recibe el entrenamiento adecuado para el uso de la prótesis provisional y definitiva o también si el paciente amputado no tiene control sobre su peso, pues este puede perjudicar el proceso de protetización.

Es necesario hacerle saber todos los cuidados, formas de uso y rehabilitación necesaria con objeto de que el amputado saque el mejor provecho posible de su prótesis. Los aspectos más importantes del entrenamiento protésico son los siguientes y son de importancia para amputados debajo y arriba de rodilla; estos pueden ser trabajados con un fisioterapeuta, un especialista en rehabilitación o él especialista en ortesis y prótesis al momento de hacer la colocación de la prótesis y durante las revisiones.

  1. Equilibrio con la prótesis
  2. Marcha sobre superficies horizontales
  3. Sentarse y levantarse de las sillas
  4. Subir y bajar escaleras
  5. Subir y bajar pendientes
  6. Recoger objetos del suelo
  7. Arrodillarse y levantarse
  8. Sentarse y levantarse del suelo
  9. Pasar obstáculos
  10. Correr a saltos
  11. Autoprotección en las caídas

Un factor que influye de manera importante al momento de la protetización es el sobrepeso o exceso de adelgazamiento, pues esto, demorara el proceso de adaptación del amputado con la prótesis de miembro inferior.

El sobrepeso o adelgazamiento 

La mayoría de los fabricantes de prótesis de pierna elaboran sus componentes para personas cuyo peso no supera los 100 kg (220 libras). Por lo tanto, y para maximizar las diversas opciones de los componentes disponibles, es crucial mantener un peso saludable. Aunque algunos componentes han sido aprobados para ser usados por personas que superan dicho peso, quienes pesan más de 100 kg tienen opciones mucho más limitadas. Sin duda, la elección del componente no es el único requisito para lograr un uso protésico satisfactorio, pero juega un papel vital.

Aunque las personas cuyo peso es inferior a 100 kg también pueden ser obesas o tener sobrepeso, no encuentran tantas limitaciones a la hora de elegir los componentes. 

El mantener un peso saludable está relacionado con la firmeza del tejido muscular magro, que proporciona una estabilidad y soporte óptimos a la persona que lleva la prótesis. El tejido blando y adiposo es todo lo contrario: proporciona una superficie de contacto menos estable entre los elevadores esqueléticos del muñón y la prótesis de miembro inferior. Esto ocasiona problemas cuando el muñón soporta peso corporal estando la persona de pie con la prótesis puesta, y cuando el amputado está iniciando o completando un movimiento. Puesto que hay un soporte muscular menos firme sosteniendo la extremidad en el encaje protésico, el muñón puede rotar o moverse arriba y abajo en el interior del encaje, lo que puede dar lugar a varios problemas, como daños en la piel y menor control de la prótesis. Habitualmente, enseñamos a los pacientes a activar los músculos en la ambulación con el fin de ayudarles a controlar la prótesis; es por ello, que es importante lograr que el musculo sea firme mediante contracciones y otros ejercicios. (kahle, 2017) (prótesis de pierna)

Por otro lado, un adelgazamiento significativo también puede tener un efecto negativo en el ajuste protésico. En resumen, el ajuste protésico está relacionado con el volumen. Cuando se pierde volumen, se tiene que ajustar o reajustar el socket protésico. Por tanto, si planea adelgazar, es importante comunicárselo a su especialista en ortesis y prótesis, para que éste pueda diseñar un socket protésico de forma que acomode perfectamente pérdidas de volumen mayores o logradas más rápidamente de lo normal. Son varios los métodos que pueden usarse para acomodar una pérdida de volumen. Algunos encajes se pueden reducir o acolchar, se pueden utilizar fundas más gruesas o se pueden instalar cámaras de aire. (clínica de prótesis en Puebla)

En algunos casos de adelgazamiento, puede considerarse el reemplazo del socket como una “necesidad médica”. 

A menudo, el proceso de adelgazamiento resulta un inconveniente para los pacientes porque deben realizar numerosas visitas adicionales al especialista en ortesis y prótesis para que éste ajuste el socket cada vez que se produce una pérdida de volumen. Si no se toman medidas preventivas durante el adelgazamiento, es probable que el socket protésico deje de ajustarse adecuadamente y puede irritar y excoriar la piel. Sin embargo, ésta nunca debería ser la única razón para desistir de seguir un plan de adelgazamiento. Como se indicó anteriormente, cuando el peso de la persona es inferior a 100 kg (220 libras), las opciones de componentes aumentan enormemente. Además, puesto que la composición del muñón pasa de tener tejido blando a tener tejido muscular firme, el control de la prótesis debería mejorar y las opciones de suspensión el socket y la altura de las paredes del encaje también deberían aumentar. Por tanto, los beneficios potenciales del cambio en el estilo de vida y del adelgazamiento superan con creces los pequeños inconvenientes que pueden causar. (kahle, 2017)(artículos ortopédicos Puebla)

Nuestra clínica de evaluación del pie en Puebla cuenta con tecnología de punta para la evaluación y realización de prótesis de miembro inferior personalizadas, te atendemos con gusto.

¡Síguenos en redes sociales para estar al tanto de nuevas técnicas y testimonios de nuestros pacientes!

Creemos en servir para el bien ser, personalizando tu felicidad con cambios de vida extraordinarios.

Referencias

kahle, J. T. (Febrero de 2017). Amputee Coalition. Obtenido de https://www.amputee-coalition.org/resources/spanish-prosthesis-isnt-enough-part-2/