La protetización en pacientes geriátricos

De acuerdo a la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, la proporción de adultos mayores en la población era de aproximadamente 8% en 1950 y se calcula que para 2050 será de 21% y México no está exento de este cambio demográfico, ya que el envejecimiento de la población se acelerará significativamente en el presente siglo. Se calcula que el número de adultos mayores aumentará a 22,2 millones en 2030 y a 36,2 millones en 2050.

El aumento en la población de adultos mayores es considerable y durante esta etapa de la vida es normal que se presente una pérdida de las capacidades funcionales, emocionales y cognitivas como parte de las condiciones de salud.

Durante esta etapa de la vida, las enfermedades crónico degenerativas como la diabetes o problemas vasculares representan un peligro para el adulto mayor, sobre todo, si se carece de los cuidados básicos y esenciales que podrían desencadenar otras afectaciones como la amputación de una extremidad inferior.

Desde hace más de 15 años hemos protetizado a diversos pacientes en la clínica de prótesis en puebla, y notamos que un alto porcentaje de pacientes amputados, son mayores de edad, con problemas como diabetes o afecciones circulatorias que  llegaron a la cirugía de amputación por falta de atención médica oportuna, que comenzaron con una pequeña lesión en la planta del pie  y que debido a las complicaciones esto derivó en una amputación. 

La atención protésica en un paciente geriátrico con problemas crónicos suele ser complicado, pero no imposible, debido a diversos factores que van desde el estado de salud mental y físico, así como los recursos o fondos disponibles para la adquisición de una prótesis y que determinan la posibilidad de mejorar la calidad de vida de un paciente geriátrico 

Factores que complican el proceso de protetización en pacientes geriátricos:
Factores físicos:

Meier dice que quizás los factores más importantes y que afectan  los resultados de la rehabilitación protésica, son el incrementado en el gasto de energía que conlleva el uso de una prótesis, ante una disminución en la reserva cardiopulmonar que va de la mano con el envejecimiento y que afecta directamente al estado físico del paciente.

Para el uso de una prótesis se requiere de aproximadamente un 40% más de oxígeno, para ser más exactos una persona amputada a nivel transfemoral (arriba de rodilla); requiere de aproximadamente un 20% más, que una persona amputada transtibial (debajo de rodilla), Muchnic, P.

Factores mentales

La disminución de la función cerebral puede inhibir la habilidad de aprender nuevas destrezas y habilidades, requeridas para el uso de una prótesis.

Factores de salud

Las condiciones de salud en el paciente amputado son parte del éxito en la protetización, cuando presentan enfermedades crónicas degenerativas como diabetes o problemas circulatorios los elementos que van en contacto con el muñón son elegidos para cuidar la piel del paciente.

Te compartimos el siguiente   link en el que podrás conocer otras afecciones en el estado de salud en un paciente amputado.

Trastornos sobreañadidos a la amputación que pueden complicar el proceso de protetización

En México se realizan diariamente amputaciones a pacientes geriátricos como consecuencia de una enfermedad o accidente, es por ello, que  Mediprax reconoce la importancia que tiene el proceso de protetización en adultos mayores, para así mantener un grado de independencia en sus actividades cotidianas y sociales; En la clínica de prótesis en puebla sabemos lo importante que es para un paciente de edad adulta utilizar una prótesis y sentir independencia para realizar sus actividades básicas es por ello que hablaremos de las características que debe cubrir una prótesis para un paciente geriátrico.

El paciente amputado en edad adulta debe ser asesorado por profesionales en prótesis para obtener así la mejor opción de acuerdo a sus características y necesidades.

Los puntos más importantes a la hora de elegir una prótesis para una persona mayor son las siguientes:

  • Dispositivo protésico seguro y estable, que impida cualquier tropiezo o peligro al caminar.
  • Dispositivo correctamente alineado y que el socket ajuste de manera precisa al muñón.
  • Confort, comodidad y seguridad para evitar cualquier lesión en la piel o molestias al caminar.
  • Una prótesis con el menor peso posible
  • Con una fácil colocación

Dando clic en el siguiente link podrás aprender los factores que debes considerar para elegir a tu especialista en prótesis.

5 pasos para elegir quién hará tu prótesis

Antes de comenzar con el proceso de protetización del paciente geriátrico, el paciente se puede estar enfrentando  dos limitantes: Miedo e intimidación.

  • Miedo a ser discapacitado, volverse inactivo y tener que renunciar a aquellas actividades que le gustan, con el miedo a caerse o no poder levantarse nuevamente.
  • Intimidación, cuando a los adultos mayores se les presenta un nuevo sistema protésico, inicialmente encuentran esta nueva perspectiva intimidante debido a la “tolerancia del aparato” que parece disminuir con la edad. 

Al principio para los pacientes adaptarse al dispositivo suele ser un reto, sin embargo, cuando son asesorados por un especialista en prótesis, rehabilitación física y ocupacional, esto se logra vencer.

En el siguiente vídeo conocerás la historia de una amigo y paciente estrella, el señor Ignacio, que con su entusiasmo y actitud venció todos los miedos tras una amputación.

 

 

En la clínica de prótesis en Puebla, el especialista Samuel Medina indica que todos y cada uno de los pacientes son distintos, por lo tanto, es necesario que el paciente asista a una consulta para realizar una evaluación en cuanto a sus actividades cotidianas, peso, motivo de la amputación, conocer si presenta enfermedades crónicas y saber acerca de sus expectativas de la prótesis, para determinar cuáles son los materiales y dispositivos correctos para la colocación de la prótesis.

El uso de un sistema de bloqueo con pin permite al paciente escuchar un “clic“ cuando este ha embonado y esto es bastante funcional para asegurarse de que el dispositivo está correctamente colocado.

Para el proceso de protetización también será necesario realizar rehabilitación física, acudir a terapia psicológica, tener una vida sana, ejercitarse o realizar una actividad física mínima, con el objetivo de hacer más fácil el proceso de adaptación y uso de la prótesis para el paciente..

El principal reto comienza con el uso de la prótesis, pues debe existir un tiempo de acoplamiento y durante este, el paciente deberá ser constante y tolerante al proceso, al comenzar a caminar se podrá apoya de una ayuda técnica (bastón, andadera o muletas) que le permitan desplazarse con mayor seguridad con la prótesis.

Por último, es importante el apoyo por parte de la familia y amigos, con la finalidad de motivar al paciente en esta nueva etapa, debido a que puede ser muy difícil; ya sea porque de manera reciente se le realizó la amputación o si han pasado muchos años, siendo este último panorama complicado debido a las contracturas por mantener una misma posición.

En Mediprax contamos con profesionales para la elaboración de prótesis de miembro inferior y superior, con la experiencia para asesorarte sin ningún compromiso, para ayudarte te pedimos unirte a nuestra campaña de “consultas gratuitas” por la contingencia, que fue creada con la finalidad de apoyar a personas que han perdido un miembro durante esta cuarentena, envía un WhatsApp a través del siguiente link wa.link/cl4cxa  para resolver cualquier duda ante un proceso de protetización.

Facebook: Mediprax México

Instagram: medipraxmx

Youtube: Mediprax México

Email: hola@mediprax.mx

Creemos en servir para el bien ser, personalizando tu felicidad con cambios de vida extraordinarios”. Mediprax.

Referencias

Carrol, K. (2011). MANEJO DEL ADULTO MAYOR CANDIDATO PARA PRÓTESIS. EDGE.

Dorantes Mendoza, G., Ávila Funes, J., Mejia Arango , S., & Gutierrez Robledo, L. (2006). Factores asociados con la dependencia funcional en los adultos mayores: un análisis secundario del Estudio Nacional sobre Salud y Envejecimiento en México, 2001. México .

Híjar Medina, M. (2016). Epidemiología de las amputaciones en México. México: Intersistemas.