Lo que todo el mundo debería saber sobre el pie diabético.

¡Hola a todos!

En esta entrada hablaremos acerca de las complicaciones de la diabetes mellitus principalmente a nivel de los pies.

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica que puede reducir hasta en un 10 o 30 % la expectativa de vida de una persona que la padece.

La OMS define a la diabetes como una enfermedad crónica que se presenta cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce, para regular los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre; generando una concentración alta de glucosa en el torrente sanguíneo denominado hiperglucemia.

La glucosa es una molécula que se puede transformar en energía necesaria para poder desarrollar o desempeñar las actividades de la vida cotidiana, pero, para poder ser utilizada requiere de la intervención de la insulina; en el caso de los pacientes que presentan diabetes debido a la alteración endocrina la insulina que produce es baja o no puede ser utilizada, provocando un exceso de glucosa en todos los tejidos del cuerpo humano.

 

Afectación del sistema vascular y nervioso

En el caso de los vasos sanguíneos la diabetes detiene la elaboración de la molécula llamada ácido graso sintasa, la cual tiene como función proteger el endotelio que es la capa interna de las arterias, venas, capilares e incluso el corazón.

Si el endotelio está desprotegido se pueden presentar trombosis arterial (formación de un coágulo que obstruye el paso adecuado de la sangre por las arterias), aterosclerosis (acumulo de colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos, provocando un endurecimiento), o vasoconstricción (disminución de la luz del vaso sanguíneo).

El trastorno generado en los nervios a causa de la diabetes es la neuropatía diabética que se desarrolla paulatinamente, provocando una pérdida de las estructuras nerviosas como el axón o la mielina, la sintomatología va a depender del tipo de neuropatía y de los elementos nerviosos afectados, frecuentemente los síntomas comunes son hormigueo, adormecimiento, dolor en los pies o falta de sensibilidad.

¿Qué es el pie diabético?

Como se plantea en los párrafos anteriores la diabetes daña dos sistemas de gran importancia para la estabilidad del organismo, el sistema vascular y el sistema nervioso provocando una afectación común en la población diabética conocida como pie diabético que consiste en la formación de úlceras, infecciones y/o gangrena de los tejidos que conforman el pie, datos considerados de acuerdo a la definición que proporciona la

García (2016) en su publicación “El pie diabético en cifras. Apuntes de una epidemia”, menciona datos de gran relevancia para tener en cuenta de la afectación del pie diabético, que son anexados a continuación:

–  Alrededor del 25 % de las personas con diabetes se verá afectado por una úlcera de pie en su vida, con frecuencia en un rango de edad entre los 45 y 65 años.

–  El 35 % de los pacientes con úlceras del pie diabético tiende evolucionar a lesiones complejas y a su vez, el 40 % de ellas desarrollan gangrena del pie (proceso que puede llevar a una amputación).

–  De acuerdo al estudio de la causa, en la actualidad prevalecen los pacientes con problemas nerviosos y vasculares (neuro-isquémicos), que conforman entre un 45 a un 65 % del total; le siguen los que presentan afectaciones nerviosas (neuropáticos), que corresponden a un rango de 40 a 50 %, y en último lugar, con un 5 a 15 % a las personas diabéticas con afectación vascular (isquémicos).

–   El presentar neuropatía aumenta hasta 7 veces el riesgo de tener una úlcera.

–   En la población diabética el riesgo de presentar una afección vascular como la enfermedad esteno-oclusiva de las arterias de las extremidades inferiores 4 a 7 veces mayor, en comparación con la población no diabética.

–   El 50 % de las personas con evolución de diabetes de más de 10 años tienen signos evidentes de enfermedad arterial periférica, alcanzando su presencia a la totalidad de la población diabética después de los 25 años, topográficamente el 75-85 % están afectadas las arterias de las piernas.

–   Las infecciones en un pie diabético suelen presentarse en el 40% como una lesión leve, el 30 % moderada y el tercio excluso 30 % severa. Una infección mal atendida puede tener un final desagradable como la amputación menor el porcentaje correspondiente a este hecho es de 25 y 50 % y un rango de 10 y 40 % a una amputación mayor. El 85 % de estas amputaciones fueron precedidas de una úlcera de pie.

–   El hecho de haber presentado una amputación en un paciente con pie diabético lo vuelve candidato hasta en un 50 % de presentar una lesión severa en la otra extremidad.

–   Entre el 49 – 85 % de las afecciones del pie diabético son evitables.

¿Por qué los pacientes con diabetes deben tener cuidados especiales en los pies?

Los pies son la extensión del cuerpo distal, más alejada del corazón y con menor visibilidad la mayor parte del tiempo, por la protección que les damos, ya sea con el recubrimiento por medio de calcetas, o calcetines y el calzado. En el caso del paciente diabético cuando los sistemas vascular y nervioso de la región de los miembros inferiores se ve comprometida suelen presentarse lesiones o deformidades que por no aparentar ser de gran relevancia se dejan al descuido o por falta de sensibilidad el paciente no le toma la importancia necesaria.

Para Mediprax es vital el cuidado de los pies de todos los sectores de la población sin distinción de grupos etarios, etnias, sexo, entre otros; por tal motivo, en este caso proporcionaremos un listado sencillo para el cuidado del pie diabético:

  1. Crear conciencia de la importancia de sus pies.
  2. Adecuada higiene personal, de preferencia usar jabón neutro o hipoalergénico para el aseo en general del cuerpo, recordemos que el organismo de una persona diabética presenta alteraciones en toda la piel.
  3. Secar adecuadamente los pies, durante este proceso puede tomar unos minutos para inspeccionar cada zona de los pies (incluso entre los dedos), con adecuada iluminación para observar a detalle.
  4. Usar cremas o productos que prevengan la resequedad, esperar a que la piel absorba el producto para colocarse el calzado, verificar que no se quede acumulado entre los dedos (en esta zona pueden generarse lesiones poco visibles).
  5. En caso de presentar uñas enterradas, gruesas, infectadas o callosidades dirigirse con un especialista, ya sea un médico o podólogo. Clínica de evaluación del pie en puebla.
  6. Programar una visita cada bimestre con su médico que está llevando el control de su enfermedad, y solicitar una exploración de sus pies, en el caso de detectar alguna lesión, deformidad, un punto de dolor, cambio de temperatura, color o signo alarmante brindará el seguimiento adecuado.
  7. Mantener una dieta específica de acuerdo a sus necesidades que esté indicada por un nutriólogo, recordando que todo lo que ingerimos se ve expresado en nuestro cuerpo. Una adecuada alimentación puede mantener los niveles de glucosa en la sangre.
  8. Usar zapatos ideales a las necesidades de la anatomía de su pie, que sean cómodos, sin costuras en el interior para evitar alguna laceración, que su pie tenga adecuado soporte, y si fuera necesario usar un aditamento como los soportes plantares (para mejorar su deambulación), que el material sea transpirable y no genere exceso de calor.
  9. Verificar que el material de calcetas y calcetines sea preferentemente de algodón sin costuras y que se ajuste adecuadamente al pie, sin generar compresión excesiva. Plantillas ortopédicas en Puebla.
  10. En caso de presentar dolor o alguna molestia durante la marcha, o sensaciones dolorosas en la planta del pie después de estar cierto tiempo parado, puede dirigirse con un experto en la evaluación de la marcha para realizarle un estudio baropodométrico (que consiste en la evaluación de activa y estática del ciclo de la marcha y la presión plantar que se genera al estar el pie en contacto con una superficie rígida, analizando los movimientos de deambulación y que sus fases se cumplan, la dirección, la fuerza de carga, el tiempo, la forma del trayecto, entre otros parámetros cuantificables, por medio de plataformas que detectan la presión, escáner computarizado, cámaras y otras herramientas tecnológicas que permiten recabar los datos).

Nuestra clínica de evaluación del pie en Puebla cuenta con tecnología de punta para la evaluación y realización de plantillas ortopédicas a medida, te atendemos con gusto.

¡Síguenos en redes sociales para estar al tanto de nuevas técnicas y testimonios de nuestros pacientes!

Creemos en servir para el bien ser, personalizando tu felicidad con cambios de vida extraordinarios.

 

 

 

Referencias

Cruz, A. (11 de Abril de 2016). Descubren por qué la diabetes daña la capa interior de las arterias y venas. Recuperado el 20 de Junio de 2018, de Crónica.com.mx: http://www.cronica.com.mx/notas/2011/557575.html

Fuentes, X., Castiñeiras, M., & Queraltó, J. (1998). Bioquímica clínica y patología molecular, Volume 2. España: Reverté.

García, C. (Jul-Ago de 2016). El pie diabético en cifras. Apuntes de una epidemia. doi: ISSN 1684-1824

Iermoli, R., & Fernández, S. (2010). El órgano endotelial. En M. Dvorkin, D. Cardinali, & R. Iermoli, Best &Taylor. Bases Fisiológicas de la Práctica Médica (págs. 69-88). Panamericana.

OMS. (s.f.). Organización Mundial de la Salud. Recuperado el 20 de Junio de 2018, de Temas de salud: Diabetes: http://www.who.int/topics/diabetes_mellitus/es/

SMNE. (s.f.). Sociedad Mexicana de Nutricón y Endocrinología. Recuperado el 20 de Junio de 2018, de Cuidado de los pies para personas con diabetes: http://www.innsz.mx/documentos/diabetes/Cuidado%20de%20los%20pies%20smne.pdf

Viadé, J. (2006). Pie diabético: guía práctica para la prevención, evaluación y tratamiento. Buenos Aires; Madir: Panamericana.