Mecanismo de windlass necesario para la marcha

 

En 1954 John Hicks describió el mecanismo de windlass que se asemeja al mecanismo en los tornos o poleas.

Núñez (2007) explica que el arco plantar reproduce una estructura arquitectónica llamada cercha (como se muestra en la imagen no. 1), formada por dos vigas y un tirante. Al cargar la estructura desde el punto de unión de las vigas, el tirante se opone al colapso.

Es decir, la bóveda plantar se mantiene gracias a la arquitectura osteoarticular, donde también se involucran los tejidos blandos como el tendón de Aquiles y la fascia muscular del pie, así como también la activación muscular en estado estático o dinámico.

Considerando la comparación con la cercha, una viga estará representada por los metatarsos los huesos sesamoideos, la otra viga será conformada por el calcáneo y su punto de intersección será en el astrágalo, el tirante estará conformado por la fascia plantar.

¿Cómo funciona el mecanismo de Cabestrante durante la marcha?

Windlass activo

Presente principalmente cuando los dedos del pie están en flexión dorsal, provocando que la fascia plantar se tense provocando que al momento de que el pie aterrice genere una ligera supinación, y se dé el traslado del peso del cuerpo sobre la planta del pie sin que el arco plantar se colapse.

Al levantarse los dedos del pie la fascia se contrae provocando que el calcáneo y las cabezas de los metatarsos se acerquen.

Si bien cuando las puntas de los dedos están en dirección hacia arriba surge el mecanismo del windlas activo, el proceso contrario a esto se denomina windlass inverso.

Windlass inverso

Te invito a ponerte de pie y percibir con suma atención la posición que adopta el pie cuando está en completo apoyo, conforme el pie va cargando peso se siente como la fascia se estira propiciando que los dedos del pie se extiendan completamente.

Windlass pasivo

En la gran mayoría de la literatura denominan a este mecanismo como pasivo, porque la respuesta del windlass es secundaria al movimiento de la flexión plantar del tobillo durante la fase de propulsión del pie, todo sucede cuando el pie que está en contacto con el suelo el talón se eleva por retracción del tendón de Aquiles, dejando a la punta del pie con toda la carga de peso en la zona metatarsal principalmente bajo en el primer dedo, así la fascia plantar se activa y generando la formación del arco plantar.

¿Qué tiene que ver este mecanismo con las lesiones musculotendinosas de pies y piernas e incluso de la cadera?

De acuerdo a la descripción de los tipos de windlass presentes durante la marcha, se aprecia que el elemento primordial para que el mecanismo se mantenga en adecuada función es la respuesta de la fascia plantar de cada pie, como segundo factor la alineación de las estructuras óseas.

Si este mecanismo se ve alterado, la formación del arco plantar durante la dinámica de la marcha se apreciará con una alteración como por ejemplo pie plano, pie cavo, tobillos en varo o valgo, zonas de hipercarga con callosidades.

El mecanismo es de importancia para transmitir la fuerza de los músculos que se activan durante la marcha al suelo, para que el pie se acople a la superficie del terreno y se logre estar de pie y poder dar el siguiente paso, pero al ser un proceso en cadena cierta de la fuerza de reacción provocará que las estructuras óseas adopten nuevas direcciones.

Tal es el caso que durante el windlass activo cuando el pie contacta con el suelo el primer dedo se eleva tensando la fascia plantar, el tendón de Aquiles se alarga junto con la musculatura posterior y el cuádriceps femoral se contrae para que el talón sea el primer apoyo el pie supina ligeramente a su vez la pierna rota hacia exterior  y la cadera a posterior de ahí el peso del cuerpo pasa por la zona de los metatarsos y se activa el windlas pasivo, finalmente la musculatura posterior de la pierna se contrae y el tendón de Aquiles eleva el talón se activa el windlass pasivo y el peso del cuerpo pasa a la zona de los metatarsos para dar el siguiente paso.

Si en algún momento el proceso falla generará un desbalance en el movimiento, expresado en tensión y sobre uso en zonas específicas afectando la alineación de las articulaciones, que con el paso del tiempo generan lesiones como: dolor en rodillas y la zona lumbar, fatiga durante la actividad física, fracturas o fisuras por estrés, callosidades en puntos específicos de mayor carga, la dichosa fascitis plantar.

Si te interesa conocer cómo está funcionando tu mecanismo de windlass, puedes acudir con un especialista del movimiento, como el que tenemos en nuestra clínica de eváluacion del pie en Puebla, quien te realizará una evaluación tanto en estática y dinámica de la marcha.

¡Síguenos en redes sociales para estar al tanto de nuevas técnicas y testimonios de nuestros pacientes!

Creemos en servir para el bien ser, personalizando tu felicidad con cambios de vida extraordinarios.

Referencias

Nuñez, M. (2007). Biomecánica, medicina y cirugía del pie. España: Masson Elsevier.