¿Mi muñón puede cambiar de tamaño? (tras amputación)

¡CLARO QUE SI!

El muñón o extremidad residual después de una amputación pasa por varios cambios, uno de ellos es el cambio de tamaño. Este cambio debe tomarse en cuenta si el paciente quiere adquirir una prótesis de pierna para retomar su vida cotidiana.

Al ser sometido a una amputación se realizó un proceso quirúrgico, como resultado de separar la zona afectada de la pierna o brazo del resto del cuerpo se produjo una herida la cual cicatrizará igual que otra herida como un corte realizado con un objeto filoso.

La herida que es provocada por el proceso quirúrgico de una amputación presentará cierto aumento en cuanto al volumen del muñón del afectado, y tendrá una acumulación de liquido debido a la reestructuración del sistema circulatorio, es decir, que la función de venas y arterias en un paciente amputado presenta cambio importantes.

Para cuando pase algún tiempo después de la amputación y llegue a haber irrigación de la sangre en el muñón de forma inadecuada podría producirse una mala cicatrización y en casos extremos, complicar tanto la situación que no permitan la cicatrización, en otros casos también se puede presentar una infección que aporte al aumento del edema, así como el tamaño del muñón y en el peor de los casos una muerte de los tejidos restantes que conforman el muñón posterior a la amputación.  Es importante que un especialista en ortesis y prótesis revise el estado en que se encuentra el muñón del paciente para valorar y poder dar un análisis certero en una clínica de prótesis en Puebla.

Para un paciente que ha sufrido una amputación durante los primeros meses posteriores a la cirugía, es algo muy normal que las medidas de su extremidad residual o muñón sean mayores en dichos meses.

Un factor para controlar de forma correcta el volumen del muñón y este no sufra deformidades es el vendaje correcto de compresión de acuerdo al nivel de amputación:

Vendaje para amputaciones arriba de rodilla

Técnica del vendaje correcto para paciente con amputación debajo de rodilla

Cuando se realiza un vendaje adecuado la extremidad residual también conocida como muñón genera que el muñón adquiera una forma y volumen adecuado, sin zonas con extrema flacidez, volviendo optimo el muñón, para así poder iniciar un proceso de protetización en una clínica de protesis en Puebla.

En la clínica de prótesis en puebla tenemos experiencia de más de 10 años en la adaptación de prótesis para pierna o prótesis para brazo. Nos hemos dado cuenta que con el uso de una prótesis las medidas del muñón cambian, por tal motivo dentro del proceso de protetización se inicialmente se le entrega un socket provisional al paciente amputado, junto con otras indicaciones por parte de los especialistas.

Cuando un paciente empieza a utilizar una prótesis de pierna o prótesis de brazo con el sistema que elijan la compresión que va generando el lyner, el esfuerzo y la activación muscular para dar el paso generan que el muñón disminuya de tamaño y cuando el muñón ya tiene demasiado juego dentro del socket los especialistas de la clínica de prótesis en puebla, diseñan el socket final, el cual es entregado el mismo día que se toma el molde.

CAMBIOS DEL TAMAÑO DEL MUÑÓN DURANTE EL DÍA

Los cambios del tamaño durante el día del muñón suceden por el resultado de tres mecanismos interrelacionados: la acumulación de sangre en las venas, la vasodilatación (aumento del calibre) de las arterias y los cambios en el volumen de los fluidos intersticiales (también conocido como sistema linfático).

Normalmente la sangre llega a cada célula que compone los tejidos, y en este caso en particular a los tejidos del muñón o miembro residual para nutrirlos y oxigenarlos, cuando estos han sido absorbidos y ya se ha generado un intercambio entre los elementos buenos y los desechos. De este modo la sangre con esos desechos retorna al corazón por las venas. 

El sistema intersticial tiene la función de transportar los fluidos a través de los tejidos del muñón y llevarlos a los dos sistemas vasculares.

La irrigación y el retorno de la sangre y otros fluidos, esencialmente en las piernas es un proceso mucho más lento, por la distancia desde la bomba central que es el corazón, en mención, decimos que para que la sangre llegue hasta el dedo del pie el corazón debe encontrarse en buenas condiciones y las arterias deben tener un buen calibre, para el retorno las válvulas dentro de las venas es vital que estén funcionando adecuadamente para que el tránsito sea rápido y la sangre junto con los fluidos sufran de acumulaciones, la activación muscular durante el movimiento puede ayudar al retorno venoso de forma correcta.

Debido a esto es frecuente que durante el día una persona sin amputación suele apreciar y sentir que los pies lucen un poco hinchados e incluso los zapatos pueden apretar, debido a que alguno de los componentes para tener una buena circulación está teniendo fallas o es parte de una vida sedentaria.

Para las personas que sufren de amputaciones, el muñón suele aumentar o disminuir de tamaño, el problema reside en que la velocidad a la que se mueven estos fluidos por la zona intersticial es muy lenta en comparación a como se desplazan en las arterias y venas, por lo cual, cuando este equilibrio se ve afectado genera más afecciones, por ello es importante consultar a un  especialista en ortesis y prótesis en una clínica de prótesis para evitar futuras complicaciones.

Factores que influyen en el equilibrio de la irrigación y retorno de la sangre y otros fluidos en el miembro residual

  1. Problemas cardiacos y circulatorios
  2. Presentar colesterol alto
  3. Diabetes
  4. Cambios de temperatura
  5. El nivel de actividad física
  6. En el caso de las mujeres el ciclo menstrual
  7.  La alimentación y consumo de líquidos

Nuestra clínica de evaluación del pie en Puebla cuenta con tecnología de punta para la evaluación y realización de prótesis de miembro inferior personalizadas, te atendemos con gusto.

¡Síguenos en redes sociales para estar al tanto de nuevas técnicas y testimonios de nuestros pacientes!

Creemos en servir para el bien ser, personalizando tu felicidad con cambios de vida extraordinarios.

(Balmayor & Berrutti, 2003)

Referencias

Balmayor, M., & Berrutti, A. (2003). INDICACIONES POSTQUIRÚRGICAS PARA EL PACIENTE AMPUTADO. Universidad Abierta Interamericana .