Prótesis para amputaciones traumáticas

López B. dice la amputación es el procedimiento por medio del cual se extirpa una parte del cuerpo, de un miembro o parte de él a través de uno o más huesos. Se debe distinguir del término desarticulación, que separa una parte a través de una articulación, si bien la mayoría de la bibliografía utiliza el término amputación para referirse a ambos procedimientos. También se puede encontrar dicho concepto aplicado a defectos congénitos de las extremidades.

Las amputaciones de los miembros superiores, es decir, que pierden una parte de la mano o el brazo, la causa principal a causa de un traumatismo o accidente laboral.

Cuando el segmento amputado de la mano o brazo ha sido tratado adecuadamente en el servicio de atención médica, es posible reimplantar, de lo contrario el siguiente paso a dar es tratar la zona para que el paciente sea candidato a utilizar una prótesis.

Prótesis parcial de mano, incluidos dedos.

Prótesis de desarticulado de muñeca.

Prótesis transradial (por debajo del codo).

Prótesis de desarticulado de codo.

Prótesis transhumeral (por encima del codo).

Prótesis de desarticulado de hombro.

Tipos de amputaciones traumáticas

Amputaciones primarias: se denomina así, cuando la amputación del miembro fue producido a consecuencia del mismo trauma o a causa de la lesión se tiene que realizar una amputación, el proceso suele ser realizado inmediatamente al ser recibido en atención médica por especialistas en el área.

Amputaciones secundarias: para estos casos el especialista valorara y de acuerdo a su criterio tomara la decisión de conservar el miembro y la viabilidad del mismo no sea favorable, el proceso quirúrgico puede ser programado posteriormente.

Circunstancias que pueden llevar a una amputación de miembros superiores traumáticas.

Estas causas son diversas y corresponden a:

Accidentes de tráfico, las lesiones que llevan a la amputación son por aplastamiento o trauma directo a la extremidad.

Accidentes laborales, para estos casos son factores por falta de capacitación al manipular maquinaria, protecciones inadecuadas para ejercer el trabajo, equipos de trabajo en malas condiciones o funcionamiento inadecuado, en estos casos las lesiones son aplastamiento avulsión (desgarros) donde se ven afectados tanto piel, nervios y tendones derivando a la perdida de la funcionalidad del segmento y de acuerdo a criterios médicos se debe practicar amputación.

Accidentes domésticos: son menos frecuentes.

Accidentes por combate: es decir donde el individuo se encuentra en estado de guerra, donde los proyectiles llevan alta velocidad generando grandes daños en los tejidos de la zona afectada, otras causas son por estallidos de minas donde la zona lesionada es extensa y ocultas, otras más son por heridas penetrantes por impacto de bala, desafortunadamente se generan fragmentos metálicos que al explotar en los tejidos introducen a la zona lesionada restos de ropa y otros residuos que contaminan la herida.

López B. comenta las manifestaciones clínicas que pueden indicar una amputación de extremidad son diversas y varían dependiendo de si es una amputación tras un trauma o la decisión sea realizar una amputación quirúrgica.

El servicio médico evaluara las condiciones para tomar la decisión de realizar una amputación primaria el mismo día de la lesión o la intención de salvar el miembro.

En miembros superiores:

  • Avulsión completa: tegumentaria, nerviosa y vascular.
  • Pérdida severa de partes blandas.
  • Lesión completa de plexo braquial asociado.
  • Pérdida ósea severa.
  • Isquemia caliente superior a seis horas.
  • Imposibilidad para restaurar la circulación.
  • Gangrena gaseosa.

La evaluación de los tejidos tiene que llevarse a cabo de manera individual comenzando por la piel, para seguir por el músculo, el hueso, los vasos y los nervios:

Cuando la única opción es la amputación se debe empezar a preparar al paciente para ser candidato a una prótesis, el paciente debe cubrir los siguientes parámetros cuando se piensa en adaptar una prótesis miolectrica:

(Anexo VI, apartado 6, del Real Decreto 1030/2006, de 15 de septiembre, por el que se establece la Cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud y el procedimiento para su actualización, modificado por la Orden SAS/1466/2010, de 28 de mayo, que lo actualiza)

  1. Tener suficiente capacidad mental y de control mioeléctrico que les permita el manejo de la prótesis de forma segura y eficaz.
  2. Desarrollar actividades de la vida diaria o laborales en las que la utilización de la prótesis mioeléctrica le supondría una ventaja respecto al uso de una prótesis funcional o pasiva.
  3. Participar en un programa de rehabilitación para su adiestramiento.
  4. Disponer de un entorno familiar o supervisión externa que favorezca un uso adecuado y continuado de la prótesis en los niños y personas dependientes.

 

Nuestra clínica de evaluación del pie en Puebla cuenta con tecnología de punta para la evaluación y realización de prótesis personalizadas,  plantillas ortopédicas a medida y todo tipo de artículos ortopédicos, te atendemos con gusto.

¡Síguenos en redes sociales para estar al tanto de nuevas técnicas y testimonios de nuestros pacientes!

Creemos en servir para el bien ser, personalizando tu felicidad con cambios de vida extraordinarios.

Referencias

CARTERA DE SERVICIOS COMUNES DE PRESTACIÓN ORTOPROTÉSICA. (s.f.). Obtenido de https://www.mscbs.gob.es/profesionales/prestacionesSanitarias/CarteraDeServicios/ContenidoCS/6PrestacionOrtoprotesica/docs/ProtesisExternas3.pdf

López , B. (s.f.). Amputación. En Cuidados avanzados en enfermería traumatológica (págs. 175-179).